¡Viajamos en el tren de Harry Potter!

   Viajar en el «Jacobite», o tren de Harry Potter, fue una de las mejores experiencias que vivimos en nuestra ruta por Escocia, aunque resultó toda una odisea llegar a la estación, y no porque sea complicado encontrarla, sino porque nos pilló el diluvio universal.
    Habíamos pasado unos días en Isla Skye, alojados concretamente en Portree, con un tiempo buenísimo que nos permitió disfrutar de la naturaleza, pero justo la mañana que debíamos coger el tren, cayó toda el agua que no había caído durante esos días. Para llegar a Fort William, punto de partida del tren, teníamos que recorrer unos 170 km, es decir, un viaje de unas 2 horas y media, y debíamos coger el tren a las 10:15. Salimos del hotel sobre las 6:00 de la mañana y ¡suerte que lo hicimos! porque además de tener que ir con mucho cuidado ya que la lluvía a penas nos dejaba ver la carretera, para colmo, nos equivocamos y cuando llevábamos como 20 km. nos tocó dar la vuelta.

 

   Llegando a Fort William, el temporal fue amainando, pero aunque no dejó de llover en todo el día, la débil lluvia no nos molestó para disfrutar del viaje, y sin casi creérnoslo, allí estábamos a las 9:50, a punto para coger el tren. Aunque según Naiara, todo esto fue cosa de magia ¡por algo era el tren de Harry Potter!

 

 

 

    Cuando vimos el ferrocarril, no sólo Naiara se emocionó por lo que significaba para ella, sino que a nosotros también nos cautivó esta antigua máquina de vapor; era la primera vez que viajábamos en tren de vapor. Recuerdo cómo nos quedamos abobados viendo salir el humo de la pequeña chimenea, en ese instante éramos los 3 niños.

 

 

   Ya dentro del tren, Naiara no paraba de imaginar todas las aventuras que pudieron vivir ahí dentro Harry y sus amigos rumbo a Hogwarts, a la vez que nos maravillábamos con los espectaculares paisajes que nos rodeaban; para algunos, es considerado como uno de los mejores recorridos en tren del mundo.
   Pero el tramo más bonito, es cuando atravesamos el viaducto Glenfinnan, ahí es el momento en el que toca bajar ventanillas, y aún con el hollín ensuciándote la cara, es obligatorio inmortalizar ese momento. Y en ese instante (si no te ha pasado antes), es cuando empiezas a creer en la magia del tren, rodeado por verdes montañas a un lado y en el otro, el lago Shiel.
   Por cierto, desde los últimos vagones obtendréis las mejores vistas del tren cruzando el viaducto.

 

   Una vez pasamos el viaducto, llegó la primera parada en Glenfinnan, dónde tuvimos unos 25 minutos para visitar la estación museo y calentarnos con un café en el precioso vagón comedor que allí se encuentra.

 

   Con el silbido del tren, llegaba el momento de volver a subir para seguir nuestro camino y a las 12:20 llegamos a Mallaig, un pequeño pueblo costero y última parada del recorrido. Aquí es donde finaliza la línea ferroviaria y se comunica con isla Skye mediante los ferrys que salen a diario, salvo que el tiempo lo impida.

 

    Cuando bajamos del tren, lo primero que hicimos fue permanecer en el andén unos minutos para que el humo que soltaba el tren al pararse nos cubriera por completo, algo que le hacía mucha gracia a Naiara a pesar de las caras que ponía. Y aprovechando que la gente ya había bajado y teníamos el tren casi para nosotros solos, fuimos recorriendo cada uno de sus vagones para hacernos fotos; aunque también nos tocó jugar un poco… Naiara era la maga Hermione Granger, papá era Harry Potter y ¿adivináis quién era yo?, pues sí, me tocó ser el mejor amigo de Harry, Ron Weasley, jaja

 

   Después de «rodar» nuestras escenas, decidimos ir a comer, aunque nos costó un poco encontrar sitio porque estaba abarrotado, quizás nos entretuvimos un poquito en el tren…
   Finalmente encontramos mesa en The Fishmarket, una acogedora marisquería, cosa común tratándose de un pueblo costero. Comimos muy bien, y no fue excesivamente caro teniendo en cuenta los precios de Escocia.
   A las 14:10 emprendíamos el recorrido de vuelta siguiendo el mismo camino, aunque con el estómago lleno y ya sin la emoción del primer momento, lo vivimos bastante más relajados. Sólo hubo una cosa que no cambió, yo seguía siendo Ron Weasley…

 

INFORMACIÓN DE INTERÉS

  •    El tren hace el recorrido durante todo el año, aunque sólo es desde abril hasta principios de octubre cuando se utiliza el ferrocarril de vapor.
  •    Es aconsejable adquirir los billetes con antelación, ya que suele llenarse, sobre todo en verano.  Aquí os dejamos el enlace para que podáis comprarlas en su página oficial.
Recorrido y horarios:
                                               VIAJE DE IDA                                                 VIAJE DE VUELTA
                                            HORA DE SALIDA                                           HORA DE REGRESO
    – Fort William                  salida a las 10:15 aprox.                                   llegada a las 16:00 aprox.
    – Glenfinnan     parada desde las 10:54 hasta las 11:22  aprox.                           15:00 aprox.
    – Arisaig            (se puede solicitar parada) 12:06  aprox.                                    14:30 aprox.
    – Mallaig                           llegada 12:20 aprox.                                               salida 14:10 aprox.

 

 

Un comentario sobre “¡Viajamos en el tren de Harry Potter!

  • el 4 julio, 2017 a las 10:23 pm
    Permalink

    Veo que ha sido un viaje de tres, lo cual quiere decir que tu esposo ya está completamente recuperado… qué bueno!
    Sigan viajando y compartiéndolo con todos nosotros.
    Desde Colombia un abracito apretado para uds, viajeros!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: