Ruta por Marrakech, desierto… y mucho más!

       Como ya os comenté en una ocasión, una de nuestras debilidades es recorrer los países en coche. Y durante la temporada que vivimos en Marruecos, no podíamos desaprovechar la oportunidad de conocer el país de la manera que más nos gusta.
        Así que subidos en nuestro incansable C4, recorrimos la autopista desde Tánger hasta llegar a Marrakech para una vez allí, emprender viaje hacia el desierto de Merzouga. Por el camino, recorrimos en 4×4 las serpenteantes carreteras del Gran Atlas, donde sus pueblos y gentes nos regalaron pintorescas escenas que no dejaban de sorprendernos. Subimos andando la empinada carretera de las Gargantas del Dades, desde las que obtuvimos privilegiadas vistas. Visitamos paisajes de película, en los que Hollywood a través de filmes como «Lawrence de arabia» o «Gladiator» entre otros,  ya nos había llevado allí mucho antes.
Subiendo por el Gran Atlas al puerto Tizi n’Tichka (2260m. de altura)

Pueblo beréber en las colinas del Gran Atlas
Aït Ben Haddou
Gargantas del Dades
       Siguiendo la ruta de las mil Kasbahs, hicimos un alto en el camino para conocer la Kasbah Amridil, cuya imagen sale reflejada en los billetes de 50 dirhams. En esta residencia fortificada aprendimos mucho acerca de las costumbres y estilo de vida de los lugareños, así como de algún que otro secreto de la família. 
       Obtuvimos maravillosas panorámicas del Valle del Dades, nos mojamos las manos en el pequeño río que atraviesa las Gargantas del Todra y hasta conocimos de primera mano como se produce el aceite de Argán en su estilo más puro.
Kasbah Amridil
Gargantas del Todra
Producción del aceite de Argán

       Aunque lo mejor, fue adentrarnos a lomos de un dromedario en el desierto de Erg Chebbi, donde comprendimos el significado de la verdadera tranquilidad bajo un cielo estrellado. Dormir entre las dunas, alejado de todo mientras escuchas el sonido que producen los tambores que golpean auténticas manos beréberes, hace que te plantees tu percepción del mundo y de la vida, o al menos, durante esa noche.  Y al amanecer, ver asomar el sol tras las siluetas que dibujan las montañas de arena en el horizonte, mientras observas cómo estas van cambiando su color a medida que los rayos matutinos hacen su entrada, te hacen sentir privilegiado por poder disfrutar de ésta idílica estampa.      
Dromedarios atravesando las dunas de Erg Chebbi

Amanecer en el desierto
       Después de tres días volvimos a Marrakech, para descubrir los rincones de la «Perla roja del Sur», como suelen llamar a la ciudad los marroquíes. Allí conocimos la magia que alberga la famosa Plaza Jamaa el Fna, llena de vida y atractivo en cada uno de sus recovecos. Y por supuesto, nos dejamos llevar guiados por los  aromas y colores de su Medina.
Plaza Jmaa el Fna

Plaza Jmaa el Fna

       Pero también, aprovechamos para conocer sus alrededores, lugares como Essaouira, donde sus murallas bañadas por el océano esconden una bonita ciudad costera, y el magnífico Valle de Ourika en las que sus cascadas de Setti Fatma cobran principal atractivo. 
       Finalmente para regresar a Tánger decidimos cambiar de ruta, así que volvimos atravesando las carreteras del medio Atlas, haciendo una parada en el camino para contemplar las cascadas más altas de Marruecos, las cascadas de Ouzoud con 110 metros de caída. ¡Una maravilla de la naturaleza!
Essaouira
Cascadas de Ouzoud
Cascadas Setti Fatma

       Sin duda alguna, fue un viaje muy gratificante y del cuál nos trajimos muy buenas experiencias, nuevos conocimientos, pero sobretodo, muchas risas junto a grandes personas que conocimos. Éstas se convirtieron en excelentes compañeras de viaje con las que espero volver a encontrarme algún día para poder seguir intercambiando nuestras vivencias y consejos de «trotamundos».
       Así, que si tenéis pensado hacer un viaje a Marruecos, no dudéis en visitar cualquiera de estos asombrosos lugares, pues estoy segura que cumplirán todas vuestras expectativas. Y ya de paso, permitirme que os recomiende la página disfrutamarrakech, donde podréis contratar la escapada al desierto que realizamos. Sus guías os enseñarán muchísimo acerca de todo aquello que visitéis y harán que disfrutéis de esta aventura gracias a su amabilidad y buen humor. 

       

Un comentario sobre “Ruta por Marrakech, desierto… y mucho más!

  • el 5 mayo, 2015 a las 4:09 pm
    Permalink

    Me encanta leer este post, con que frescura y cercanía cuentas todo… muy bien explicado y que cantidad de sitios resumidos a la perfeccion sin hacerse una lectura pesada, y que decir de las fotos, me encantan!!!
    Sigue así y sigue contandonos tus viajes…

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: