Ruta de 11 días por Bélgica

       En 2011 decidimos ser nosotros mismos quienes organizáramos todas nuestras vacaciones, encargándonos por tanto, de todo lo que supone un viaje (medio de transporte, alojamiento, lugares a conocer, seguro, sanidad…); pues hasta el momento siempre habíamos recurrido a alguna agencia para que se encargara de los vuelos o el hotel.
        Una vez tomada esa decisión, nos tocaba pensar en cuál iba a ser el destino de ese año, y aunque en un principio barajamos la idea de ir en avión hasta Bruselas, finalmente nos decantamos por coger nuestro coche e ir nosotros mismos hasta la capital belga. De este modo, y al ir con la peque, tendríamos mucha más libertad para movernos por el país, con la comodidad de viajar en nuestro propio coche, y ya de paso, evitarme el mal trago que me supone siempre coger un avión (sí, aunque suene raro soy una amante de los viajes con pánico a volar).
       Ya con todo preparado, y el iPad lleno de películas para Naiara, el 29 de julio madrugamos para comenzar nuestro recorrido de 1600km que nos quedaba por delante. Para pasar la noche no teníamos ningún hotel reservado ya que pensamos que sería mejor decidir sobre la marcha dónde parar, pues queríamos adelantar todo lo que pudiéramos para poder aprovechar mas el día de llegada  a Bruselas. Y tras casi 1200km en carretera, paramos a dormir en Orléans (Francia) en un Novotel. 


       Al día siguiente, sobre el mediodía,  llegamos a la capital europea; hora ideal para realizar el check-in, descargar maletas e ir a comer por la ciudad y comenzar a conocerla. Pasamos 6 días en Bruselas, donde 2 de los cuales, los dedicamos para visitar Waterloo y Amberes, que se encuentran a 25km. y 44km. respectivamente de la ciudad.

        Conducir por Bélgica no resulta complicado y las normas de circulación son las mismas que nos encontramos en España, así que sólo nos hace falta tener nuestro carnet de conducir al día (es válido el de nuestro país para toda la Unión Europea)  y toda la documentación del coche en regla.

       Aunque eso sí, depende en que zona de Bélgica nos encontremos, comprobaremos que los nombres de las ciudades y poblaciones están escritos de manera diferente, lo que es debido a los diferentes idiomas oficiales que se hablan y lo que en alguna ocasión puede llevarnos a dudar si vamos en la dirección correcta. Por eso es muy importante no olvidar llevar un GPS actualizado y así poder viajar con mayor tranquilidad.

        Tras nuestros días por Bruselas, cargamos el coche y nos desplazamos hacia la región belga de Flandes para pasar 4 días en la bella ciudad de Brujas, famosa por el gran encanto que desprende. Desde aquí nos desplazamos 51 km. para pasar un día en Gante, cuya ciudad eclipsada por la fama  de la anterior no resulta tan conocida, pero para nosotros, resultó mucho más bonita e interesante.

         Lo cierto, es que si hubiéramos sabido antes de la belleza de Gante, hubiéramos repartido los días por partes iguales para ambas ciudades, pues desde luego y a pesar de poder ser vistas en un día cada una, las dos merecen ser visitadas con algo más de calma y así poder descubrir no sólo su parte turística.
   

       Finalmente, el 9 de agosto, nuestras vacaciones se acabaron y nos tocaba regresar a casa, aunque todavía nos quedaba un largo camino en el que deleitarnos con la carretera y de todas las vistas maravillosas que ésta te regala… Así que, depósito lleno, cinturones abrochados y a disfrutar!
         
     

Un comentario sobre “Ruta de 11 días por Bélgica

  • el 3 septiembre, 2014 a las 9:32 am
    Permalink

    He rememorado mi viaje a Bélgica 🙂 Helena

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: