¿¡Como en casa en ningún sitio!?

     Ésta se ha convertido ya en la «frase por excelencia» cada vez que volvemos de algún viaje, aunque lo cierto es que lo decimos con la boca pequeña y motivada por el cansancio que conlleva la vuelta a casa. Pero, una vez deshacemos las maletas y organizamos las fotografías de nuestra aventura, enseguida nos ponemos en marcha pensando cuál será nuestro próximo destino.
      Y es que algo de verdad hay en que como en casa no se está en ningún sitio,..  pues lo hemos podido comprobar mi familia y yo viviendo unos meses en Marruecos. La falta de los tuyos, los amigos de toda la vida e incluso el simple ruido de la calle, de tu calle, que oyes al despertar cada mañana desde tu cama se echan de menos y te hacen valorar lo que los necesitas a veces.
     Pero también os digo, que cuando viajas, conoces lugares que te marcan, lugares en los que te gustaría quedarte eternamente y otros en los cuales tan sólo estarías unos días o a penas unos instantes; conoces gente de la que aprendes muchísimo (a veces para bien, y otras veces no tanto) y hasta algunas de estas personas llegan a formar parte de tu vida más allá del viaje en el cuál las conociste. Descubres comidas riquísimas que te asombras al descubrir que son casi tan perfectas como las que hace tu madre (algo que parece imposible) y te das cuenta de que eres capaz de probar platos que antes ni te planteabas.
       Y todas estas cosas al final se van uniendo, y van haciendo que cada país que visitas tenga un lugar, una persona o un aroma que te haga sentir como en casa.
      Así que desde este blog, os quiero mostrar esos «pedacitos de casa» que junto a mi marido y nuestra hija Naiara, hemos ido (e iremos) descubriendo a través de nuestros viajes. Y desde mi humilde conocimiento pero nuestra enorme pasión por viajar, esperamos que disfrutéis de cada rincón que os mostraremos, a la vez que nos encantaría contagiaros la maravillosa aventura de explorar mundo. ¡Nunca dejéis de rodar!

«No sé viajar por viajar, sino por haber viajado»
Jean Baptiste Alphonse Karr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: